las caricias que da el viento…novios

Las caricias que da el viento sobre la piel de los novios.

Recorremos las montañas de la población de la Barraca de Aigues Vives, buscamos rincones donde escondernos para disfrutar del encanto que envuelve a nuestro trabajo.

Carlos se crece ante la cámara, Clara se muestra discreta, pero sin perder la ilusión del momento.

Jugamos con dibujos creados por un puente, arboles, montañas, palmeras hasta el reflejo en un pequeño estanque de agua,

le damos la espalda al sol en varias ocasiones, intentando sacar lo mejor de la pareja,

en nuestro camino encontramos un casa de campo abandonada, la utilizamos como escudo de oscuridad para seguir jugando.

Dejamos volar la imaginación, entonces aparece el humo que nos atrapa,

colores amarillos y azules, envuelven a la pareja siendo los únicos testigos de sus caricias y besos.

Día de Febrero en la huerta de Valencia, entre naranjos, las temperaturas nos empiezan a descender, los colores empiezan a cambiar, el sol que ha nos acompañaba durante la sesión

tiende a despedirse de nosotros y nos decidimos a buscar refugio.

Nos adentramos de nuevo en la población de Alzira, buscamos un bar especial, para satisfacer nuestras gargantas.

Pero no podemos olvidar lo que somos y a que hemos venido, se transforma “el canguro rojo” en nuestro escenario, nuestra cámara no ve completado su trabajo, entre cerveza y risas creamos el ambiente ideal para poder tomar unas imágenes más.

Es testigo el viento de las caricias que se dan los novios a escondidas en los rincones de los campos o bosques, mientra sin darse ellos mismo cuenta este se hace participe de dichas caricias.

Gracia Carlos y Clara por compartir un pedazito de vuestras vidas junto a nosotros.

Tags
Share